La Importancia de la Técnica I


Lo raro es que correr es una de las poquísimas actividades humanas en la que nuestra forma innata de hacer las cosas se considera como naturalmente óptima y, por tanto, no sujeta a cambios. En otras actividades deportivas, aprendemos a nadar, a golpear de revés cuando jugamos al tenis y a no fallar cuando nos lanzan una bola curva. Pero cuando se trata de correr, se nos permite hacer lo que queramos.


La supuesta razón es que cada persona corre de manera óptima, incluso si su movimiento es completamente diferente al de un deportista o corredor de élite con una excelente economía de carrera.